Skip to the content

STAFF SPOTLIGHT: Rompiendo las barreras del Idioma en The Open Door

Click here to read in English

Carolina, Asistente de Despensa de alimentos en The Open Door sabe de primera mano lo difícil que puede ser para las personas que aprenden Ingles como Segundo Idioma el navegar por la vida cotidiana en Cape Ann.

Nacida en la República Dominicana, Carolina se mudó a los Estados Unidos hace varios años (2015). Tiene una Licenciatura en Derecho de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Creció hablando español, y estaba decidida como adulta a aprender inglés. Había tomado un curso intensivo de inglés antes de mudarse a Los Estados Unidos, pero necesitaba ayuda para sentirse más cómoda hablando inglés. Ella constantemente tomó clases proporcionadas por Action, Inc., y hoy Carolina usa sus talentos multilingües para ayudar a otras personas.

"Cuando los clientes encuentran a alguien que puede hablar el mismo idioma, se sienten más cómodos", dijo Carolina. "Y sé que, con un segundo idioma, a veces es difícil y en ocasiones tenemos miedo de hablar porque no sabemos si estamos diciendo las palabras correctas o no".  

El idioma puede ser una seria barrera para el acceso cuando se trata de alimentos, pero Carolina se asegura de que las personas locales que hablan español y portugués obtengan la comida que necesitan. Ella recuerda a un cliente, que se sintió profundamente aliviado al encontrar a un miembro del personal de habla hispana que podía ayudar.

"Gracias a Dios por The Open Door, y que encontraron a alguien que habla español", dijo la mujer a Carolina. "¡Ahora puedo conseguir todos los comestibles que realmente necesito!” 

Carolina se encarga de asegurarse de que los clientes a los que ayuda obtengan todo lo que necesitan y personalicen su experiencia. Ella pide comentarios sobre el pedido de la semana anterior, y si necesitan algo más o no les gustó nada. Son esos pequeños toques los que aseguran que las familias no se pierdan ninguno de los recursos disponibles para ellos debido a una barrera del idioma, y estén obteniendo la comida deliciosa y rica en nutrientes que necesitan y desean.  

Reducir la barrera del idioma para la población local es imperativo, particularmente porque las estadísticas muestran que los hogares latinos se ven afectados de manera dispar por la inseguridad alimentaria en comparación con los hogares blancos. Según Feeding America, las comunidades latinas se vieron más afectadas por la pandemia que las comunidades blancas, y tenían 2,5 veces MÁS probabilidades de experimentar inseguridad alimentaria. Barreras de acceso que incluyen racismo, idioma, educación y barreras culturales que crean inequidades y exacerban la inseguridad alimentaria para los hogares latinos. 

El Censo de los Estados Unidos de 2020 encontró que 1 de cada 6 personas latinas vive en la pobreza, y en contraste, solo 1 de cada 16 personas blancas lo hace.

"Tener inseguridad alimentaria es una experiencia traumática, y cuando alguien viene a nosotros y necesita ayuda para obtener alimentos, una barrera del idioma puede ser otro obstáculo", dijo la presidenta y directora ejecutiva Julie LaFontaine. "Alimentar a su familia no debe ser estresante ni difícil, y Carolina ayuda a The Open Door a crear un ambiente donde todos son bienvenidos y todos tienen la misma experiencia de obtener la comida que necesitan. Si bien hemos tenido algunos servicios de traducción, tener ese soporte cara a cara es un gran activo".

Con Carolina en el personal y servicios de traducción aplicados disponibles por teléfono en mas de 170 idiomas de traducción digital, el acceso y la equidad están a la vanguardia de los servicios en The Open Door.  

Carolina también tiene un mensaje para aquellos que están tratando de aprender inglés y no es un hablante nativo.

“No tengan miedo de tratar de hablar, incluso si cometen errores al hacerlo.”

“Cuando llegué a os Estados Unidos, me sentí de la misma manera que ellos, cuando nadie habla el mismo idioma. No tengas miedo incluso cuando la otra persona no te entiende, No tengas miedo solo sigue adelante.” Dijo. También enfatizó que The Open Door tiene recursos para cualquier persona que necesite ayuda para obtener comestibles y comidas. Todos son bienvenidos en The Open Door."

El año pasado, The Open Door ayudó a estabilizar las vidas de 8,516 personas de 4,176 familias con 1.83 millones de libras de alimentos. Servimos a 1 de cada 6 residentes de Gloucester junto con nuestros vecinos necesitados de 9 pueblos circundantes en la costa norte.   

Para solicitar ayuda de Carolina para hacer un pedido de comestibles en español o portugués, llame a The Open Door al 978-283-6776. Los servicios de traducción también están disponibles en ese número en más de 170 idiomas. 

About the author

The Open Door

The mission of The Open Door is to alleviate the impact of hunger in our community.

To accomplish our mission we use a variety of practical strategies to connect people to good food, advocate on behalf of those in need, and engage others in the work of building food security.